domingo, 30 de noviembre de 2014

Alabanza

La guitarra de tu pecho
Que el sonido me hacía respirar
La tengo empeñada a alguien mientras vuelvo al aclarar
La riqueza de tus labios
Que el silbido me hacía despertar
Lo tengo prestado un tiempo mientras te puedas precisar
El cedro de tus pies
Que sus flores me hacían adornar
La belleza de nuestro nexo lunar
Nuestro karma, qué se yo, que se empeña en protagonizar.
K.M.