domingo, 12 de octubre de 2014

Cuánto hemos tratado de ser y no sencillamente ser

Entre mis reflexiones y mi pérdida de tiempo de observaciones sin métodos cualitativos ni cuantitativos terminé pensando en esto amasando la masa de arepa:

Debe ser agotador tratar de ser y no sólo ser
Esforzarse y darle tarea a la energía para aparentar ser o tratar de ser, siempre tratar de ser
Tanto cansancio diario
De ser simpatía cuando no la hay, de ser importante cuando sin saberlo se es, ser una persona divertida que entretenga a todos; ser popular, ser visto con ojos de lo que anhelas. Intentar siempre, trabajar siempre en pro de lo que ven los demás, en lo que crees hará que ellos te aprueben o reconozcan de equis forma
Pero cuán agotador debe ser siempre pensar en cómo ser
Sería más placentero ser sin esfuerzo, ser sencillamente quien eres, y entonces llegar a ver algún día que eso que eres tan auténtico y sin formas obligadas es lo que los demás han admirado y lo que los demás aman de ti

Por qué mejor no te dedicas a ser, sin vergüenzas, sin prejuicios, sin obligaciones, sin pretender. Vivirías en una paz invaluable, en un existir menos agotador. Cada día más fresco, más tú, con tus características y tu autenticidad imperfecta que te hace prefecto.